29/9/12

Ejemplo de una foto con múltiples lecturas...


La tomé el pasado lunes en San José de Ocoa y solo al descargarla y verla grandota noté su lectura más morbosa. Incluso antes de disparar pensaba titularla: "¡Mucho cuidado si se acercan a mi amo, estoy vigilando su sueño!". En fin...

28/9/12

Hasta que la verde hiedra los arrope...

¿Han notado que los animales del parque temático ubicado en la intersección de las avenidas Abraham Lincoln y John F. Kennedy comienzan a ser arropados por las pequeñas hojas de la Ficus pumila? Es a propósito. Esta idea de cubrir con hiedra las figuras de los animales del espacio urbano inaugurado en 2010 por iniciativa del Ayuntamiento del Distrito Nacional es bien vista por Ricardo García, director del Jardín Botánico Nacional, especialmente por los aportes que representa para la biodiversidad.
“Ya no serán estructuras frías hechas de metal y otros materiales. Ahora tendrás estructuras verdes que producirán oxígeno y contribuirán a mejorar el medio ambiente. Serán una especie de microambientes que servirán de hábitat para microorganismos, insectos y reptiles como el lagarto”, explica García.
El biólogo botánico asegura que esto favorecerá al entorno de jardín natural del parque, en el que abundan las plantas endémicas y nativas plantadas para contribuir con su conservación, ofrecer sombra y atraer fauna.
“Lo de la hiedra es una excelente idea porque no solo ayudará a conservar la estructura del animal, sino que mejorará el aire porque las hojas estarán haciendo la función de fotosíntesis”.

En lo adelante, el principal cuidado que se le dará a los animales cubiertos con la hiedra será de poda, destaca García. Esto evitará que las ramas se extiendan hacia los lados, crezcan en tamaño y fructifiquen.
“Las hojitas deberán mantenerse pequeñitas y pegadas al animal, para dar esa visión de cobertura parejita y muy acotejadita”, dice.

La hiedra. La planta elegida para cubrir a los animales del parque es la Ficus pumila, una trepadora de hojas perennes muy popular en el país para decorar setos y paredes grandes. Los frutos de esta hiedra son infértiles. Las ramas deben ser podadas para evitar que las hojas crezcan.
Críticas. La ubicación del parque temático ha sido criticada por urbanistas que consideran que ciertos restos de vías como este no son adecuados para la construcción de parques urbanos que contemplen la visita de muchas personas.

25/9/12

Ecología, madera y arte

¿Pinturas alargadas y silueteadas? La clave está en el soporte. Detrás de los óleos y acrílicos de las imágenes no hay lienzo, sino pedazos de acacia mangium, caoba criolla y otros 40 tipos de madera que el cantautor y artista plástico dominicano Alberto Peralta Guzmán evitó que fuera quemada y convertida en carbón.
Su trabajo es fácil de resumir: Peralta aprovecha los desechos de madera y los trasforma en obras de arte.
Cuarenta de ellas se exhiben desde el pasado martes 18 y hasta el 25 de septiembre en el Salón de Eventos y Exposiciones del Jardín Botánico Nacional.
La historia del artista nacido en Moca está ligada a la pintura, la música y la ecología: Peralta compone, toca la guitarra, pinta y se dedica desde pequeño a la conservación de los recursos naturales.
“Tiene que ver con mi formación: estudié con monjas”, sonríe para explicar que su devoción por estos temas se debe en parte a su paso por el colegio La Hora de Dios (sector Herrera, Santo Domingo).

 “Siempre me ha apasionado la pintura viva y fresca. Mis primeros dibujos estaban muy enfocados a la naturaleza y luego me dediqué a recrear las cosas abstractas que veía en mi mente”, indica Peralta.
Su primera y hasta ahora única exposición en lienzo la presentó en 2005 en Nueva York.
¿Por qué cambió a la madera? ¿Por qué elegir un soporte poco usado en el país y, en apariencia, de difícil ejecución? Para llevar al arte y al público el mensaje de la importancia de conservar los recursos naturales, dice. Peralta es empleado del área administrativa de la Organización Internacional Medio Ambiente y Desarrollo del Tercer Mundo (Enda-Caribe), presente en República Dominicana desde 1982.
Uno de los proyectos de Enda es apoyar a los productores rurales a través de la implementación de microempresas forestales y aserraderos. Peralta notó que los desechos de estos aserraderos terminaban regados o hechos carbón. Y decidió aprovecharlos.
“Me di cuenta que había un potencia inmenso en esa madera y comencé a separar algunas formas que me llamaban la atención y a trabajar bocetos”.
 El resultado se puede ver en “Cortezas de colores”, la exposición que acoge el Jardín Botánico.

Piezas únicas 
Alberto Peralta asegura que cada trozo de madera le sugiere su transformación y que por ello cada pieza cuenta una historia. “No podría, aunque quisiera, repetirla, porque cada madera es única en su forma y trabajo su contenido de acuerdo a esa forma”, explica.
Más conocido como cantautor que como artista plástico, resalta que todos los temas están enfocados en el medioambiente y que solo usa madera muerta .
“Trabajo lo que llamamos costaneras, que son los trozos y los chazos de madera que quedan producto del trabajo de las microempresas forestales. Lo que hago es limpiar, curar y preparar esa madera para usarla como soporte”. En algunas obras Peralta agrega materiales reciclados (trapos que se convierten en follaje, tejidos) y otros elementos que complementan las piezas.

16/9/12

10/9/12

¿Logran verle la nalga al maco?


 
Es uno de los picos más “famosos” del país, aunque no recibe muchas visitas, que digamos. Lo de famoso es por el nombre: pico Nalga de Maco. Y es justo su forma la que, ante los ojos de despistados como la Yalo, causa cierta confusión. 
Se levanta a 1,900 metros sobre el nivel mar en el extremo oeste de la cordillera Central, en el parque nacional que lleva su nombre, y es el principal atractivo del distrito municipal Río Limpio (norte de Elías Piña). La cadena montañosa donde se encuentra es larga y coronada por otras cimas muy altas. Por eso, la primera vez que una pisa Río Limpio tiene que preguntar dónde está el Nalga de Maco. Lamentablemente, cuando el dedo o el brazo de un lugareño señala hacia su cima los ojos no se posan en él, sino en el pico de al lado, de forma casi perfecta (o con la forma que, se piensa, tiene un pico). No, no es ese, es el de más para acá, el de la derecha. Y vuelven los ojos a fijarse no en el pico, sino en la punta izquierda de lo que parece otro pico. Una no dice nada, para no pasar por tonta. Pero luego de dos visitas a Río Limpio nos armamos de valor y nos atrevemos a preguntar por qué le llaman así y, peor, nos aventuramos a insinuar que por más que nos empeñamos no le vemos al pico la forma de nalga de maco. Y entonces un guía local me mira medio raro, como echándome en cara que no sea capaz de notar algo tan obvio. 
Como la Yalo perdió la vergüenza hace tiempo, insiste. Y él la obliga a hacer un ejercicio de observación desde lo alto del centro ecoturístico de la comunidad. Dice: ¿Ha visto o dibujado un maco de lado, se ha fijado cómo tiene la espalda y dónde termina esa espalda? Y fuán, ahí aparece el pico, el pico Nalga de Maco, al lado del otro pico de forma casi perfecta.
Qué fácil es notarlo ahora. Hasta lo entendemos: el pico no es solo la punta izquierda, es toda la loma y los dos macizos montañosos que le dan esta famosa silueta. Sin embargo, para demostrar que reconocer la forma del pico no significa aceptar su denominación, el señor apunta:
−Pero yo creo que no debieron ponerle así, porque los macos no tienen nalgas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...