Buscar en el blog

22/9/21

Adiós, Genoveva

Un energúmeno (eso solo lo haría un energúmeno, porque los hijos de puta no tienen la culpa del oficio que eligió su madre) puso veneno en algún lugar de la calle y envenenó a Genoveva y a otros gatos que rondaban por ahí.

Pobre gata a la que solo le gustaba dormir, comer, adueñarse del periódico, enamorarse, ‘dejarse embarazar’ y perseguir a los lagartos y mariposas del jardín... 






17/9/21

Un mar de lágrimas

Les dejo por aquí esta orquídea que llora (cultivada por Ángeles Martínez) a propósito de que la Sociedad Dominicana de Orquideología (SDO) cumple este 21 de septiembre 54 años de fundada.  

Aquí la entrevista que publicamos hoy en Vida Verde para celebrar la fecha  


30/8/21

Lectura comprensiva…

Es una pena que el #Zoodom tenga que intervenir en ciertos comentarios publicados en el Instagram de LD en esta historia porque el usuario carece de comprensión lectora o no se toma algo de tiempo para entrar al periódico y leerla completa antes de opinar.
La idea era explicar algunas situaciones que ocurren con ciertos animales en el Parque Zoológico Nacional que podrían pasar por negligencia cuando en realidad no es así.
Algunos usuarios veían el título, las imágenes y de una vez comenzaban a "depotricar" al Zoo. En fin...

_______
Empieza así:

Pasan cosas raras para los visitantes–no tanto para los biólogos- en los parques zoológicos que invitan a descubrir y redescubrir, y así una y otra vez, las singularidades del reino animal.
Como se trata de espacios para la investigación y protección de la fauna más que lugares de exhibición, algunas situaciones podrían incluso malinterpretarse, dando pie a cuestionamientos sobre el cuidado, la salud y el bienestar de los animales.
Linda, por ejemplo, la chimpancé que nació el 23 de  febrero de 1995 en el Parque Zoológico Nacional (Zoodom), desarrolló una condición médica especial que altera su sistema nervioso central.
Su cuidadora, la bióloga Sarah Pabón, explica que esta condición le causa “problemas visuales, delgadez extrema, dermatitis y aumento anormal y doloroso de la sensibilidad táctil y auditiva”.
Criada ‘artificialmente’ en la clínica veterinaria del zoológico, esto la hace muy sensible a los gritos y otros ruidos.

Seguir leyendo…