Buscar en el blog

6/10/16

Una catedral de ‘bambús’

Uno de los lugares menos conocidos y visitados del Jardín Botánico de Santo Domingo es el patio de bambúes del Jardín Japonés. Es poco conocido porque los visitantes entran al jardín y, deslumbrados por su belleza y el afán de recorrerlo, no reparan en una pared de maleza vertical que, ubicada en el costado derecho de la entrada, antes del caminito de piedra que lleva hasta el famoso árbol de anacahuita, separa la grama verde y los pinos budistas de las altas ramas del rincón de las Bambusoideae.

El lugar es enorme. Parece una catedral de largos arcos que se entrecruzan y en determinados puntos apenas dejan pasar la luz. Por el suelo, una espesa alfombra amarilla de hojas, corre un discreto y silencioso arroyo/fuente artificial. El sitio es perfecto para picnics, tomarse fotos y realizar actividades sociales, dice Pedro de Jesús de García, director del departamento de Horticultura del Jardín. Y también para meditar, respirar aire puro, huir del ruido y las prisas citadinas y disfrutar de los pequeños placeres que ofrece la naturaleza en el centro de la ciudad.



Exterior

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...