Buscar en el blog

12/3/08

En la ciudad, nadie se mata por comer jina

Virgi (23 añitos) asegura que ha visto muchas veces este árbol en muchos lados y que, la verdad, no le parecía nada extraordinario, sólo una mata más. 
Lo que a Virgi nunca le pasó por la mente –y es raro, porque le fascina montear- es que esa masita blanco con rojo que explota de sus vainas es un delicioso manjar para los chicos del campo. Qué vida nos dábamos maroteando y tirándole palos a las matas de jina ¿o es gina? Digo maroteando porque es imposible subirse a cogerlas (tienen espinas). A veces esperábamos que cayeran vainas enteras para sacarles las semillas negras y aprovechar mejor la masa.
Eso es en el campo. Aquí en la ciudad, en cambio, las matas de jina (Pithecellobium dulce) se llenan de hermosas vainas y nadie repara en ellas, nadie se detiene a recogerlas o a tumbarlas. Salvo Virgi, que para ver si era verdad no dudó en encaramarse en esta verja, "jalar" una rama de esta mata y “apiar” una "baqueta". Pero no le gustó su sabor y la tiró.
Debe ser que no es lo mismo una jina del campo que una de la ciudad. Debe ser que no saben igual, porque las que yo comía eran dulces, sabrosas. Debe ser por eso que casi nadie se mata por cogerlas aquí. ¡Pobres chicos citadinos!

15 comentarios:

Baakanit dijo...

Me haz hecho recordar esa mata. Tenía como diez años que no oía ese nombrecito.

Cuando cursaba la primaria, en mi escuela había un mata inmenza de gina. Llegué a probarla pero no era tan dulce y sabrosa como dices. Tenían un saborcito que ni dulce ni amargo, intermedio.

Saluditos.

princesadormida dijo...

Querida Yalo, me mandaste como 15 años atras, cuando niña mi mamá nos llevaba a un parque en el q habian muchos árboles de gina, en ese entonces me parecían sabrosas, pero hace uno o dos años me detuve en un arbol que vi en la calle y verdaderamente no saben como las de antes!

Yalo dijo...

¿Ves, Baakanit? ¡La Princesa Dormida coincide conmigo! ¡No saben igual! En serio que no saben igual. Gracias por la visita, Mantequilla. En breve me doy una vuelta por tu blog...
Y.

OJ dijo...

Hmm me acuerdo del sabor. No me gustaban mucho, pero de vez en cuando me comía mis pedacitos.
Saludos,


P.D.
Y la tour operadora como va?!

nodalia arias dijo...

He visto esa mata toda mi vida y te confieso que no sabía ni siquiera como se llamaba, oh chica citadina!

Kazilar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Yalo dijo...

Mierda, Noda. Me has dejado pasmada. No te creo...

Baakanit dijo...

Puede también que en tu memoria la tengas almacenada con un saborcito dulce. La memoria es engañosa, ;)

Tendré que ir a un campo que la tenga para hacer el experimento.

Saluditos.

Anónimo dijo...

Dios Cuanto tiempo sin verla la planta y tambien sin comerla, me recuerdro en el jardin de mi casa habia una planta de Gina............Que bonita web senor Bach

Yalo dijo...

¡Gracias, señor/señora Anónimo!
Está en su casa.
:)
Y.

Anónimo dijo...

Hoy estaba en un lugar que hay una mata de gina, me transporte a mi pueblo donde comíamos como locos, si nos peleábamos por comerlas pues eran muy buenas, las que como hoy no eran tan buenas como las de antes del campo, aun así me las comí y viví en momento.

Unknown dijo...

Y los pajaritos de esa mata que les decíamos Marcianos y los poníamos a pelearobar waooo cuantos recuerdos.y claro que ya no saben igual Hasta dulce hacíamos del fruto.

Luis Alcàntara dijo...

Y los pajaritos de esa mata que les decíamos Marcianos y los poníamos a pelearobar waooo cuantos recuerdos.y claro que ya no saben igual Hasta dulce hacíamos del fruto.

Yalo dijo...

Hola, Luis. ¿Serían unos pajaritos que tienen un cuerno en la cabeza llamados Umbonia spinosa? En casa había una mata calliandra Surinamensis que se llenaba de estos pajaritos. Lindos recuerdos.
:)
Y.

Anónimo dijo...

Esos pajarito a los que llamábamos marcianos me recuerdan mi infancia, gracias por estos recuerdos, que diferente y feliz transcurría la niñez en aquel nuestro tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...