Buscar en el blog

26/12/09

Ofir Hirsh, el pintor de Las Terrenas

EL ARTISTA ISRAELÍ SE AFINCÓ EN SAMANÁ HACE OCHO AÑOS. ALLÍ TRABAJA Y DIRIGE UNA FUNDACIÓN INFANTIL

Yaniris López

Le dicen Oro y llegó a tierras dominicanas hace ocho años junto con su esposa Limor Nessa procedentes de Israel. De profesión es asesor de negocios y experto en comercio electrónico, pero su gran pasión es la pintura. “Soy un adicto a pintar”, confiesa Ofir Hirsh. “Crear arte para mí es un placer puro, una pasión, una obsesión, una necesidad. Pintar, para mí, es libertad. Pinto lo que siento y quiero sin límites, sin obligaciones y sin ningún compromiso. Pintar, para mí, es la perfecta meditación y la mejor medicina que cura todo. Es una manera fácil para celebrar, para expresarme y para sentirme especial y feliz”.
Nacido en 1972, luego de concluir el servicio militar como soldado paracaidista en el ejército de Israel, en 1993, Oro se dedicó a conocer los países de Sudamérica y se enamoró de la cultura latina. Comenzó a pintar en 1995 y abrió una galería de arte en Israel en 1997. Para 1999 había completado estudios de economía, administración y contabilidad en la Open University y Ra’anana College de Israel y ese mismo año decidió buscar nuevos rumbos y oportunidades fuera de su país.
En Estados Unidos trabajó en el comercio electrónico, fundó su propia corporación y, hasta la fecha, se ha dedicado a ofrecer consultas a clientes privados e instituciones internacionales sobre los mercados de mercancías y las estrategias de fondos de inversión libre.
Al llegar al país y recorrerlo de cabo a rabo, al punto de que lo conoce, quizá, mucho más que miles de dominicanos, Oro no lo pensó mucho y decidió quedarse a vivir, por elección obvia, en Samaná, en el municipio de Las Terrenas.
“Es una área que está llena de obras maestras de Dios: playas vírgenes, ríos, junglas y montañas. Cientos de matices de azul y miles de verdes, y un sentimiento mágico que está en el aire y no puedo explicarlo en palabras”, lo describe. Como no puede explicarlo con palabras, Oro prefiere dibujarlo. O lo intenta, dice.
Lo intenta tanto que de las más de 700 obras que ha realizado en los últimos 15 años, alrededor de 500 están dedicadas a Las Terrenas y sus alrededores.


EXPOSICIÓN
Hirsh aprovechó tan prolífica producción y presentó en Santo Domingo su primera individual en el país, “Recuerdos de un Paraíso terrenal”, un homenaje a la tierra que lo acogió y que le da vida a sus pinceles.
Impresiones dominicanas, collages de colores vivos, palmeras, playas, paisajes abstractos y definidos, pescadores, chicas en la playa y poses atrevidas de amantes nocturnos engalanaron el lobby del hotel El Embajador el pasado mes de noviembre. A Oro lo de atrevido le gusta, porque, dice, le parece una palabra positiva para el arte y para la vida en general.
Sus pinturas son tan auténticas que firma cada serie con un nombre diferente, un nombre que refleja el ánimo que tiene cuando las realiza. Aunque prefiere pintar óleo sobre tela, Oro también disfruta el acrílico, mezclar materiales y esculpir en madera y barro.
“Las pinturas elegidas para esta exposición (28 cuadros), son algunos de mis recuerdos de ese paraíso terrenal y esta exposición es mi manera de decir gracias. Creo que existen muchos paraísos terrenales en este mundo, y creo que cada persona tiene que buscar y conseguir su Paraíso Terrenal individual. Puede ser interno o externo, junto con otras personas o solo, lo que importa es que sea fascinante y feliz”.

AGUA SABROSA
Para mejorar la vida y el futuro de los niños de Agua Sabrosa, al norte de Samaná, Oro creó en el 2008 la Fundación Marlee- Jo, el nombre de una mujer que le inspiró en trabajo y benevolencia mientras vivió en Estados Unidos.
En la comunidad de Agua Sabrosa, alrededor de 46 niños entre los 2 y 14 años y muy pobres se benefician de actividades artísticas, alfabetización, natación, teatro, matemáticas y juegos. Para recaudar fondos, Oro destina el 50% de la venta de sus cuadros a la Fundación. Una de las muchas preocupaciones de Oro es que la mayoría de los niños no sabe leer ni escribir y él, que todavía no domina a la perfección el español, no puede enseñarlos como quisiera. Por tratarse de una labor voluntaria, todo tipo de colaboración o ayuda, desde visitas a los niños hasta horas de servicio, será oportuna y bien recibida en ofirhirsh@gmail.com

-----
Publicado en Ventana
Listín Diario 26/12/09

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esa manera de ver el arte debe ser copiada por todos los artistas, porque él dice que pinta por placer. Me gustó la pintura del muchacho con la guitarra, jajajaa!
Alberto

Gigi en Gigilandia dijo...

Con lo enamorada que vivo yo de las Terrenas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...