Buscar en el blog

12/4/17

Semana Santa. ¿Te quedas?

No necesitas entradas ni rígidos horarios para disfrutar de las plazas, monumentos y calles de la Ciudad Colonial, el malecón de Santo Domingo o el parque Mirador Sur. ¿Hace cuánto no lo haces?

-----
La Semana Santa invita a reflexionar sobre la pasión, la muerte y la resurrección de Cristo. Muchos aprovechan el feriado de la fecha para viajar al interior o tomar vacaciones.
La ciudad, entonces, se queda “vacía” por unos días y un agradecido silencio impregna todos los rincones. ¿Qué hacer? El calendario obliga a investigar cuáles lugares estarán abiertos y si ofrecen alguna actividad especial.
Pero hay tres espacios en la ciudad que no necesitan de entradas ni horarios. Están ahí todo el tiempo, abiertos, ofreciendo al visitante rincones y mágicas postales que pasan desapercibidas la mayor parte del tiempo.



EL MALECÓN. ¿Hace cuánto no recorres la orilla del mar Caribe y respiras el aire salobre del malecón de Santo Domingo sentado en un banco de piedra? ¿Cuánto han crecido las palmas reales? ¿Cuáles hoteles han cambiado de nombre y de fachada? ¿Tendrán almendras los almendros criollos y racimos las uvas de playa? ¿Queda abierta alguna heladería? ¿Se sigue practicando surfing en Güibia? ¿Cambiaron el arte de los obeliscos? ¿Tendrá agua la fuente del parque Eugenio María de Hostos? ¿Cuánto dura el paseo en un coche arrastrado por caballos? ¿Siguen siendo espectaculares los atardeceres vistos desde un pequeño farallón o del muelle del fuerte San Gil? Si te cuesta responder al menos tres de estas preguntas, ¡es hora de iniciar el recorrido!


ZONA COLONIAL. La magia de la ciudad Primada de América y Patrimonio de la Humanidad se conserva en los exteriores de sus edificios, en sus plazas y monumentos. Recorrerla a pie, redescubriendo en cada rincón su valor histórico y belleza centenaria, es otra de las opciones citadinas esta Semana Santa. Si necesitas alguna pauta de arranque porque hace mucho que no la visitas, pon atención en los adoquines que hoy cubren las viejas calles, estudia los detalles escultóricos de las decenas de estatuas de conquistadores, religiosos y héroes nacionales que “cuidan” las plazoletas y los parques; toma un café frente al Alcázar, escudriña las simbólicas fachadas de las iglesias y los edificios o déjate deslumbrar por los balcones repletos de trinitarias en flor. Cuando asome la fatiga, descansa bajo la sombra impenetrable de los álamos del parque Colón o bajo los tupidos laureles de una acogedora pero poco conocida plaza: la Arturo Pellerano Castro, en la esquina curva que forman la Isabel La Católica y la Arzobispo Portes.


MIRADOR SUR. Para almorzar sobre la hierba, correr dando tumbos, volar chichiguas y respirar el aire más puro de la ciudad bastan los ocho kilómetros de largo del primer gran parque urbano de Santo Domingo. Si te gusta la naturaleza, el Mirador Sur es idóneo para la observación de aves (más de 40 especies, muchas endémicas y nativas). Su rica vegetación incluye plantas propias del bosque costero como la uva de sierra, almácigo, caya, higo cimarrón, arrayán y guayacán y árboles comunes en la ciudad como caoba, roble, ceiba, guásuma, almendro, palma guanito y campeche. ¡Un espectáculo verde del que se puede formar parte!

2 comentarios:

miguel cuello dijo...

Me encantan tus blogs: Me encanta la forma en que redactas, las descripciones que haces y las suaves transciciones con las que compones tus oraciones; al ser un dominicano que vive lejos de su patria me gusta como resaltas ciertos detalles que hacen que la imaginacion se posicione en el exacto lugar que estas y como las fotografias que tomas acogen la mayoria de los elementos claves de los lugares que visitas ¡Grandioso trabajo! ¡Sigue asi!

Yalo dijo...

Hola, Miguel.
Gracias por pasar y ver.
Y por tan lindo comentario.
Y por tu sensibilidad.
Qué chévere que este espacio sirva para reencontrarte –aunque sea virtualmente- con los paisajes y las cosas que dejaste acá.
Abrazos,
Y.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...