31/1/13

Cancelan polémico Torneo del Tiburón

El principal organizador del evento, Newton Rodríguez, desiste de celebrar el polémico concurso en aguas dominicanas “por el bien de los deportes marinos” 

Yalo vía Listín Diario

El organizador de eventos Newton Rodríguez, principal promotor del Torneo del Tiburón, a cuya celebración se oponen grupos ecologistas y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, desistió de organizar este torneo en el país pese a que, asegura, no hay motivos para que no se realice en aguas dominicanas.
Rodríguez afirma que no le gustan las polémicas y menos relacionadas con los deportes, a los que ha estado vinculado desde niño, pues jugó para las Estrellas Orientales a los 18 años, luego para los Bravos de Milwaukee, en Estados Unidos, y en 1959 Juan Minigini y Edgar Brown le enseñaron submarinismo junto a Tony Barreiro, Jaime Falzarano, Miguel Esvelti y Papito Enrique.
Para que le conozcan un poco, señala que organiza todo tipo de eventos deportivos marinos desde 1968.
“De esta fecha hacia acá hemos hecho 32 torneos y alrededor de 35 minitorneos y más de 3,000 incursiones marinas en toda la isla, conociendo las profundidades del mar de extremo a extremo”, apunta en una comunicación enviada a este diario con el título “Por el bien de los deportes marinos”.
Según Rodríguez, el torneo del tiburón que organizó en 1976 fue tan exitoso que tuvo que vender su casa para cubrir los gastos de las delegaciones internacionales que asistieron y que para la realización de otros eventos parecidos también se ha despojado de sus bienes personales.
Precisa que en aquella ocasión las autoridades de turismo, deportes, la presidencia y los síndicos de entonces les hicieron a los organizadores cuatro fiestas simultáneas en agradecimiento.

De buena fe
Rodríguez expresa que anunció el Torneo del Tiburón para este año de buena fe, recibiendo a cambio algunas oposiciones y una carta para que no nombrara a la persona que fue patrocinadora del evento cuando él lo que quería era hacerle un reconocimiento. “Recibí una comunicación de Medio Ambiente diciendo que no era factible el torneo pero en esa comunicación hubo una equivocación donde dice que ellos no saben la cantidad de tiburones que hay en el país. Pero los submarinistas sabemos que siempre en las costas aparecen tiburones y los pescadores han cazado varios y por eso aparenta como si hubiera pocos tiburones en República Dominicana. Las grandes cantidades están mar adentro”.
Manifiesta que en otro departamento de la cartera vio la lista de peces en veda y en ella no figuraba ningún tiburón. Hace días, informa, unos pescadores cazaron un tiburón frente a la autopista de las Américas “y delante de todo el público fue picado para comérselo”. En la isla, sigue, “se matan a diario dos y tres tiburones mínimo y más de cinco marlins”.
Asimismo, alega que en el torneo que propició apenas se cazarían no más de cinco tiburones. “Hay millones de personas que no van a la playa por el miedo a los tiburones y la mayoría de los bañistas nunca se atreven a entrar mar adentro”, expone.

Para evitar polémicas
El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales había informado recientemente que no permitiría la celebración del torneo porque el evento atenta contra la biodiversidad y pondría en riesgo a las especies de tiburón de las aguas del Caribe, ya amenazadas por la sobrepesca. Los principales grupos ecologistas del país también se opusieron a esta actividad.
“Si seguimos con esta polémica, que no es mi deseo, y aplicaran la ley de veda, esto perjudicaría mucho a los pescadores, porque es su sustento, y al deporte de la pesca de marlin y de otras especies. Entonces no habría por qué tener yates para pescar y se caerían –o no existirían– los torneos de pesca a curricán”, opina. Rodríguez concluye el comunicado diciendo: “Esto deja dicho que prefieren perjudicarme personalmente y dejaré de hacer el torneo, aunque es una injusticia, por el bien de la pesca y el deporte marino. Retiro el torneo aunque tenga la razón. Aunque el país y el turismo deben de estar primero”

29/1/13

Reto de observación. ¿Qué limpian las chicas?

Lo que limpian es uno de los productos más…
Las chicas de la foto trabajan para una planta en Jarabacoa que promueve esta actividad como un atractivo turístico. Lo que limpian, para que se sea de una calidad óptima debe producirse a una altura entre 700 y 1,400 metros sobre el nivel del mar, con una pluviometría entre 1,600 y 2,400 milímetros al año y un PH del suelo entre 5.5 y 6.5. La luminosidad debe ser de 4 a 7 horas por día y la temperatura promedio entre 17 y 24 grados Celsius.

28/1/13

“Flotando”, de Tony Capellán…

Tony Capellán y la pieza "Jardín del Edén".
…o cómo convertir en arte los desechos que el mar vomita

------
Cuando el Centro Cultural de España (CCE) anunció que el artista plástico dominicano Tony Capellán presentaría en este lugar su última exposición con objetos encontrados en las playas de la ciudad, tendencia que ha marcado su trabajo en los últimos años, muchos se preguntaron qué haría Capellán en esta ocasión para sorprender al público como siempre lo hace, si la imaginación no lo defraudaría en su intento por convertir la basura en arte.
Y resulta que él también se lo preguntó, confiesa a LISTÍN DIARIO.
No basta con imaginarse y observar qué objetos encontró y cómo ensambló, con ellos, las magistrales piezas que se exhiben en el CCE hasta el 10 de marzo.
Hace falta meterse en su cabeza e invitarlo a hablar para entender por qué lo seducen tanto los desechos que el mar vomita. 

Ah, es que no se trata de objetos cualesquiera, no se trata de la basura que la gente desecha, dice Capellán.
“Hay una diferencia entre la basura que recoge el camión de la calle y esta basura. Esta no fue una basura que la gente puso en una bolsa en la calle para que se la llevara el camión, no. Estos son objetos que las aguas que inundan la ciudad, al crecer, se llevaron de las casas. Las aguas entraron y se llevaron los zapatos, los juegos de los niños, los cargadores, los biberones.

"Jardín del Edén"
Cuando la ciudad se inunda, y las cañadas se van juntando, va llegando a los desaguaderos que llevan al Ozama y después a la playa”. Son objetos, además, con historia.
La muestra se llama "Flotando" y es la concretización de una exposición al aire libre que Capellán tenía pautada realizar en 2012.
“Jardín del Edén”, “Rodar y rodar”, “Las primeras rutas”, “El fruto prohibido”, “Nuevo follaje”, “Cadena”, “Úteros” y “América” son algunos de los nombres de las 10 instalaciones que se muestran al público desde el pasado viernes.
La pieza “Rodar y rodar”, hecha básicamente con pelotas y cepillos de dientes, es un homenaje a los que viven en el Malecón. “Que son un ‘tro’ de gente -dice Capellán-. Y lo único que tienen muchas veces encima, como utilidad personal, es su cepillo de dientes”.
América es la única pieza que no está hecha con materiales recogidos en el mar Caribe, si no en la playa Ramírez de Montevideo (Uruguay), en la desembocadura del río de la Plata.
“Es la única vez en toda mi carrera donde yo pruebo, con materiales de otro país, construir la misma historia de las aguas”.
Capellán asegura que es una pieza muy simbólica porque está ligada a la historia de Montevideo, ciudad de Joaquín Torres García, uno de los artistas más relevantes del arte latinoamericano, y a las coincidencias que tienen Santo Domingo y esta ciudad suramericana.
“Joaquín Torres García, artífice del siglo XX, fue un pionero que introdujo las corrientes europeas en Uruguay, autor de la obra ‘América invertida’, un dibujo que es un emblema, un símbolo de reclamo del sur de que siempre es el más pobre, el más olvidado, el más lejos”.

"El fruto prohibido"
Un ‘buzo’
Tony Capellán tuvo un 2012 difícil. Aún tiene pendiente resolver un problema relacionado con el inmueble donde tiene su taller, en Ciudad Nueva, pero asegura que todo marcha.
“Flotando” es, según explica el pintor e instalador, una manera de rendir homenaje a su persistencia en el trabajo “pese a las dificultades de la vida y al apoyo recibido por cantidad de gente que me lo dio sin conocerme, incluso a través de las redes sociales”.
Su relación con los desechos comenzó en la década del 90, cuando, sostiene, surgió la gran revolución del arte contemporáneo dominicano.
“Lo digo así para ponerlo un poco rimbombante porque realmente fue una revolución silenciosa lo que pasó con la llegada de la instalación al arte dominicano, como género asumido como medio de profesión constante por los artistas, porque ya Silvano Lora, Susy Pellerano... habían hecho instalaciones esporádicas”
Capellán empezó a realizar instalaciones con ropa y objetos que usa la gente cotidianamente, pero pronto descubrió que esos objetos se iban a través del agua y le pareció más elocuente contar esa historia. “En los primeros trabajos iba al Mercado Nuevo y compraba las camisitas, etcétera, pero con esto no tengo que hacer más que ir a la orilla y ahí llega la historia”.
Sin embargo, como todo trabajo que depende en parte de otros Capellán confiesa que la recogida de basura tiene sus temporadas. Esta, por ejemplo, es temporada baja.
“Ahora han limpiado todas las playas porque están llegando los cruceros. No quieren que la gente de los cruceros vea la playa llena de plásticos, por lo tanto no encuentras un plástico en la playa.
"Cadena", pieza hecha con cajas de fósforos y monedas.
Pero enseguida se vayan los cruceros, en marzo, y comiencen las aguas de mayo, las playas vuelven a llenarse otra vez de desechos”.
El artista recoge junto con la basura las emociones y las historias de personas que posiblemente nunca se enterarán de que sus pertenencias terminaron formando parte de una pieza de arte.
En temporada seca, explica Capellán, la gente se confía y optimista vuelve a construir sus casitas en los márgenes de las cañadas y de los ríos, se descuida y cuando llegan las lluvias el agua se mete en las casas y se lleva sus cosas.
Por eso cada objeto es para él una historia que representa la ilusión de la persona que lo poseyó.
“Cada una sintió una pérdida cuando el agua se le llevó los zapatitos al niño, o el biberón, sus platos plásticos, su cerdito para el ahorro.
Todo eso me toca, porque ¿de dónde llega la energía para tú cargar un saco lleno de objetos de la playa hasta tu casa sabiendo que es un oficio de los más bajos?”.
Efectivamente, al verlo recoger la basura más de uno piensa que está loco. Él, en cambio, considera un privilegio trabajar con los sentimientos y las historias que se le ha ido a la gente, con sus emociones y penas.

Ecología
La temporada baja para Capellán comienza el Día de la Limpieza de Playas, que generalmente se celebra en septiembre.
Tony Capellán entre ganchos, cepillos y peines.
“Ahí mueren mis esperanza de hacer más nada y luego renacen en mayo, con la primavera”, ríe Capellán.
En este tipo de trabajo no puede faltar el tema ecológico. Con una población consciente, le insinuamos, es posible que su materia prima, los desechos que el artista tanto aprecia, desaparezcan un día, ¿entonces qué hará?
“Cambiaré. Estoy esperando ese día. Ese es mi gran anhelo. Ahora, con las playas limpias, yo tengo una sensación ambigua, de que me han dejado sin nada pero al mismo tiempo he logrado un objetivo, que es decirle a la gente que tenemos que fijarnos en el medio ambiente, que nuestro mar no puede ser una cloaca, que nosotros merecemos un mar limpio y que tenemos la posibilidad de tenerlo si luchamos por él”.

-----
Escultor, artista visual, dibujante y pintor, Tony Capellán nació en Tamboril, Santiago, en 1955. Estudió en la Escuela de Artes de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y en la Art Student League de New York. Forma parte del colectivo Quintapata y es considerado uno de los más importantes artistas contemporáneos dominicanos. Flotando es su individual número 33. “Un número especial para mí; por eso esta exposición es especial”, expresa. En ella estuvo trabajando el artista en los últimos dos años en su taller ubicado frente al parque Independencia.

21/1/13

La doña escurridiza

Al celebrarse hoy el Día de la Virgen de la Altagracia, recuerdo de una forma divertida a esta señora-peregrina-devota-mendiga-pedigüeña que, en 2010, mientras vagaba por las galerías de cemento del jardín de la Basílica, en Higüey, no se dejaba fotografiar por nada del mundo.   
Cargaba una funda negra que colocaba en el piso y sobre ella se sentaba. Al principio, al verla recostada a una de las columnas, con el emblemático edificio al fondo, pensé que “daba” una hermosa fotografía: una imagen de contrastes en la que el cemento, la luz, la piel de la doña y los colores del monumento inspiraran algo más que fe, que religiosidad… Pero apenas cuadraba e intentaba enfocar, la doña se daba cuenta de que la quería pillar y se iba caminando, algo enojada, mirando de reojo a quien la perseguía. 
Yo paraba, hacía como que no me importaba y buscaba otros puntos que retratar, pero no la perdía de vista. No me atrevía a acercarme ni a pedirle que posara, así no se valía. Además, para mí que no andaba bien de la cabeza. Cuando la doña volvía a sentarse, la rodeaba e intentaba tomar de nuevo la foto. Y así por largos minutos. Llegó un momento en que no disimuló más y, airada, se quedó sentada pero volteaba la cara o se la tapaba, ignorándome a las claras. 
Nunca logré tomarle la foto que tenía en mente. ¿Orgullo? ¿Misantropía? Puede ser.  Estaba en todo su derecho. No todos están pensando, métetelo en la cabeza, Yalo, en querer formar parte de tu colección de “monumentos al ego”. 

10/1/13

Medio Ambiente no autorizará torneo de captura de tiburones

Dice que afectaría la vida silvestre.

-----
Nota de prensa
------
El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales no dará autorización para un torneo de captura de tiburones que se pretende celebrar en el litoral sur de la ciudad de Santo Domingo en vista de que afectaría la vida silvestre, advirtió este jueves el titular de esa cartera.
Bautista Rojas Gómez dijo que corresponde a la institución bajo su cargo velar por la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad, por lo resultaría improcedente que avale una actividad de ese tipo. Sostuvo que tampoco existen estudios que indiquen cuál es la población en la costa de la República Dominicana de las especies de tiburones reportadas en el país.
Precisó que el artículo 12 de la Ley 64-00 sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales faculta a la institución a invocar el principio de precaución ante esas situaciones.
Afirmó que el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales ha decidido adelantarse a la situación debido a versiones aparecidas en la prensa nacional acerca de la celebración de un supuesto torneo de captura de tiburones en el Malecón, “aunque no hemos recibido ninguna solicitud al respecto”.
Rojas Gómez observó que actualmente hay un movimiento de los países de la Región del Caribe y Centroamérica para incluir en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) varias especies de tiburones en vista de que poblaciones se están reduciendo por captura, maltrato y pesca indiscriminada.
El funcionario agregó que, de hecho, las autoridades medioambientales dominicanas han remitido al Secretario de esa entidad la posición de pleno respaldo del país a la referida iniciativa. 

-----
Relacionados