Buscar en el blog

28/1/11

Payola para el Ministro

El Embajador y Carlos lo acribillaron a preguntas

-----
Aunque la gente cree que sí, yo no soy muy patriota, que digamos. No creo en las divisiones geográficas, políticas, religiosas y étnicas porque, tal y como le enseñó la mamá a Khan, el chico con problemas mentales de la película hindú Mi nombre es Khan, sólo existen dos tipos de personas: las buenas y las malas. Y para ser de un bando o de otro no es necesario haber nacido en un punto específico del planeta. Pero hace unas semanas me sentí orgullosa de que, por lo menos nuestro ministro de Medio Ambiente, Jaime David Fernández Mirabal, demostrara que conoce muy bien su país (malaya sea) y que así se lo hiciera ver a personalidades importantes que muchas veces nos ven como lo que muchas veces proyectamos ser: una linda república bananera. ¿Que a una le parezca que las autoridades de Medio Ambiente la cagan de vez en cuando? Es verdad, que ejemplos hay: no explicar toda la verdad sobre la Cementera; la inactividad en cuanto a resolver el problema de la contaminación provocada por la explotación de las minas en Cotuí o permitir que construyeran el trapo de centro para visitantes de Valle Nuevo detrás de Las Pirámides.

Pero na. Obviando los rencores, esta payola es para Jaime. Hace un tiempecito me di cuenta que Jaime distaba un poco del perfil del político dominicano cuando, en los recorridos que debemos hacer con el ministro (porque nos mandan del trabajo), en los montes más montes Jaime se le para a una al lado, señala cualquier planta o bejuco y dice: Mire, Yaniris, esa es una guayaba cimarrona, sirve para esto y aquello, se da de esta forma, así, asá... O tenga cuidado, Yaniris, que esa mata, que se llama Guao, le puede provocar picazón si la toca. Y así mismo habla de flora, fauna, cuevas, reforestación, cambio climático, fuegos forestales, situaciones... Sin dársela, sólo conversando. Es más, cuando inauguran un sendero monte adentro, por ejemplo, Jaime no se queda en la caseta como hacen los funcionarios que se creen gran cosa. El hace el recorrido con todo el mundo, no es allantoso ni se la da en vainas: si hay que enlodarse, se enloda; si hay que mojarse, se moja; si hay que sembrar, siembra; si hay que caminar, camina; si hay que sudar, suda.  Si una viaja con Jaime, además de aprender puede preguntarle lo que sea sobre el sitio o el tema que motiva el encuentro y él responde como lo haría cualquiera de los técnicos de Medio Ambiente, que dicho sea de paso saben muchísimo y son muy gentiles y atentos con la prensa (je). 
Pos bien. Hace unas semanas volábamos en helicóptero desde Santo Domingo hasta Pedernales: Jaime; el embajador español en República Dominicana, Diego Bermejo; el director técnico de Cooperación Española, Carlos Cano; el coronel Agramonte (técnico de Medio Ambiente) y una servidora, a la inauguración de unos proyectos construidos en el Sur con el apoyo de España. El embajador y Carlos acribillaron a Jaime con preguntas. Todo lo que veían les provocaba hacer una pregunta (muy bien).

Y cada vez que Jaime les explicaba con lujo de detalles cada cosa que se veía en el fondo: el nombre, tamaño, uso y situación de los ríos y embalses o de las zonas protegidas; los grupos económicos más influyentes en tal línea de playa o en tal punto; lo que se da en cada pueblito (nombres incluidos); cuáles eran zonas vulnerables y por qué; la flora y fauna de cada trocito, el origen e historia de cada lugar, los problemas pendientes con los campesinos, etcétera, etcétera, yo decía por dentro: ¡Guao!
De vez en cuando Jaime cortaba la conversación, se alarmaba y decía: Agramonte, fíjese allí donde hay humo, averígüeme eso y envíe una brigada a inspeccionar; Agramonte, veo un claro en la loma tal, a tantos metros del sitio tal, están sembrando en un área protegida. Y seguía con las explicaciones.
No me acribillen. Les advertí. Es una payola para Jaime. Y que conste que no tiene nada que ver el hecho de que la conciencia me remordiera un poco porque ese mismo día habíamos publicado en el Listín que Greenpeace le estaba reclamando al país que participara en la próxima reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), que no fuéramos tan tacaños, caramba. Pero respiré aliviada cuando Jaime me dijo que, por haber salido tan temprano, aún no había leído los periódicos de ese día…

11 comentarios:

Timoteo Estevez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diog Estevez dijo...

En primer lugar quiero felicitarte por tu blog y tu columna en el listin, haces muy buen trabajo y con muchísima calidad tus escritos.
En referencia a lo del ministro de medio Ambiente creo que el lugar que ocupa le obliga a saber todo sobre nuestra flora y fauna por lo que conocer eso no lo hace excepcional.
Es cierto que es uno de los mejores ministros que tiene el país, pero el decir que es de los mejores no lo hace bueno sino menos malo. Nunca lo he escuchado escuchado expresar sobre las implicaciones medio ambientales del contrato de la barrick gold; ni sobre los problemas surgidos con la creación del parque nacional Aniana Vargas en Sanchez Ramirez donde gran parte de las áreas protegidas coinciden con áreas de concesiones mineras y muchas otras cosas mas que entiendo que el ministerio de medio ambiente debe expresar su opinión pero que no lo hace porque sencillamente perjudicaría desde el punto de vista politiquero.
Ojala y el ministro continúe así y que asuma responsabilidades entendiendo que los intereses medio ambientales del país estas por encima de su interés político

Timoteo Estevez dijo...

Bueno Yalo, creo que por eso "el tipo de medio ambiente" por obligación a su cargo y por todas las responsabilidades que debe de tener una persona como esta, debe de saber todo eso, daría pena y mucha vergüenza que Jaime David en ese helicóptero estuviera hablando del amazona. (Pero está bien la payola)

jose dijo...

Muy buen articulo Yalo, como ya nos tiene acostubrados. No se te puede criticar por ser sincera, asi que aceptada sea la payolita.

Yalo dijo...

Ahhhhhhhhh, queridos, pero todos sabemos que nuestros funcionarios, por muy brillantes que sean, te envían a terceros cada vez que les haces preguntas muy técnicas, evidenciando, a veces, que no saben mucho de lo que le preguntas. Tampoco he dicho que Jaime esté entre los mejores, eso no me toca a mí decirlo. Sus aciertos políticos al frente del Ministerio, que merecen otro tipo de análisis, no fueron la base de esta entrada. Simplemente, como geógrafa frustrada que soy, me alegra que él conozca su país mejor que cualquiera, como debe ser. Y vaya que lo conoce. Aprender de las personas, sin importar el rango que ocupen o su linaje, es un privilegio. Y Jaime, me consta, es brillante en ese sentido.
¡Salve, ministro! Para eso son las payolas sentimentales…

Timoteo Estevez dijo...

Nitido! 4% para la educación!

Oscar dijo...

Muy interesante!
Y, sin duda, el helicóptero ha de ser el mejor medio para ir de la capital hasta Pedernales... ;-)

Yalo dijo...

Pues, sí, es lo mejor, Oscar. ¡Pero los monteros preferimos ir a pie, a caballo, en camioneta o en four wheels!
Abrazos,
Y.

Gigi en Gigilandia dijo...

Me ha gustado tu post y te defiendo a capa y espada, sobre lo del helicoptero estoy contigo, yo voy a donde sea de la manera que sea.

Anónimo dijo...

QUE TAL YALO, SOLO TE PIDO QUE INVESTIGUES DE LAS FAMOSAS LICUADORAS DE LA VAHIA DE SAMANA,OJALA QUE EL MINISTRO SE ATREVA A PONER FIN A TAN GRANDES ESTRAGOS MARINOS, Y SON POLÍTICOS LOS QUE APADRINAN A ESTOS INCONSCIENTES. Y EL BARCO ESCUELA DONADO POR JAPÓN SIGUE ARRUMBADO EN SAMANA. YALO ÉXITO. TE DESEA VINAGRE.

Yalo dijo...

Lo del buque escuela en Samaná donado por Japón es verdad, Vinagre. Hace un año conocí al señor haitiano que lo cuida y me sorprendió su historia (la del señor). Sabe muchísimo. Me dijo que ha viajado por el mundo y muchísimas cosas que ahora no recuerdo (veré si las tengo anotadas por ahí, porque es todo un personaje). No sé lo de las licuadoras, ni lo que significa, investigaremos, pues.
Abrazos,
Y.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...