30/7/09

Esas apariencias…

El pasado martes, después de un fuc… día de trabajo, Yalo sale a la calle que comunica con el parqueo y alcanza a ver a cierta distancia, justo en la acera que ella debe tomar, una cara blanca, arrugada, engurruñá y malhumorada que la mira de arriba abajo, que sigue sus pasos con la vista y la escudriña desde lejos como diciendo: “Esta tipa –Yalo- debe tener un mes que no se peina, camina demasiado rápido, cree que se ve bien y debe dársela muchísimo, y para colmo pasará frente a mí…”.
Yalo, de su lado, en los cinco segundos que la separan de la señora que evidentemente esperaba de pie a alguien que estaba en el parqueo pensó: “¿Qué me mira ella, con esa cara de odiosa, tan fea, como si yo apestara? La gente aburrida no debería salir a la calle. Y lo peor es que debo pasar frente a ella. La ignoraré. Pasaré mirando al suelo y la ignoraré”.
Tres segundos después, cuando Yalo pasa frente de la señora, nota que la mueca dura y sufrida de la doña se transforma, esboza una pequeña sonrisa, mira a Yalo de repente como hace la gente del campo cuando se topa con alguien en pleno camino y le dice:
- Vete con Dios.
----- 
P.D. Pensaron que los frutos rojos de la imagen son tomates, ¿verdad? Pues no. En realidad es una mata de hojas grandes parecidas a la berenjena, con espinas por todas partes y con frutos parecidos a los del tomate que a los carajitos del campo les dicen que envenenan. La foto fue tomada en Sierra Prieta, al sur de Fantino.

Parece un ciempiés

22/7/09

Los Saltos de Jima

Al sur de la presa de Rincón, las Pozas de la Reina estrenan senderos y se preparan para dar la bienvenida al ecoturismo

Yaniris López
La Ceiba, Bonao.
- Seguro que les ha pasado a muchos de los que viajan de la capital al Cibao. Al pasar por las grandes zonas de arrozales del norte de Bonao, la mirada, la mente y el instinto viajero se preguntan qué esconden esas montañas de la margen izquierda de la autopista Duarte, muchas veces cargadas de nubes que no dejan ver los límites donde terminan las plantaciones y comienza la loma.
Efectivamente se trataba, hasta ahora, de una de las zonas menos exploradas de la provincia Monseñor Nouel, cuyos ríos y balnearios, por su cercanía a Santo Domingo, están entre los favoritos de todos.
Pues allí, entrando por el cruce de La Ceiba y yendo algunos kilómetros monte adentro, se esconden las límpidas aguas y las cascadas naturales del río Jima, tan cercas y de tan fácil acceso que al llegar la gente se pregunta cómo el lugar se mantuvo “misteriosamente oculto” por tanto tiempo.
“Hay uno que es más alto que un palo de luz”, dice Jeremías, de 12 años y quien vive en Charco Prieto, al referirse a uno de los saltos del río Jima que la Secretaría de Medio Ambiente acondiciona para el ecoturismo, como balneario de uso público y senderismo. Por lo atractivo del lugar, las autoridades confían en que en los próximos años se convertirá en uno de los destinos más visitados del Cibao.

Sobre los Saltos
- La Semarena inauguró el pasado fin de semana los Saltos del río Jima con una bendición religiosa, música y un pesado aguacero que les recordó a los presentes lo que realmente significa pasar unas horas en un bosque pluvial.
- La comunidad de Charco Prieto, la más cercana a la entrada principal de los senderos, será la anfitriona de un destino ecoturístico que, debido a sus grandes atractivos, biodiversidad y potencial como fuente de agua, está siendo evaluado para ser incluido en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Sinap).
- De los nueve saltos que se han contabilizado en el río Jima desde su nacimiento, en la Reserva Científica Las Neblinas, la Semarena acondiciona el sendero que llevará a los visitantes por tres de estos saltos y por unas diez pozas de agua que se forman a lo largo del lecho del río y que se conocen como las Pozas de la Reina.



-----
Listín Diario/Miércoles 22 de julio de 2009
Fotos: ©Yaniris López
Imagen principal: ©Javier Noguera.

21/7/09

El último viaje

Casi nadie repara en ellos ni les toma cariño (los botan y ya), pero los tenis son, de alguna forma, los grandes y verdaderos compañeros de viaje. Si incomodan, si quedan un poco estrechos o un poco grandes, el viaje no sirve. Hay que estar en paz con ellos para que todo “marche bien”. Estos, que no costaron 300 pesos y que Yalo se los compró a un amigo “para ayudarlo”, resultaron ser los más fuertes y leales del mundo. Testigo fiel de legendarios viajes alrededor del país, murieron el último sábado del pasado mes de junio. ¿Cuántos viajes se tiraron aguantando a la Yalo? Muchos. El más largo y dramático fueron los 22 kilómetros de subida al pico Duarte en el año 2006. Y luego llegaron más. Yalo recuerda que los guías siempre le decían: “Perdóneme, pero yo creo que debe buscarse otros tenis para subir esta… u otra… loma”. Y ella les contestaba: “No se preocupe, aunque usted los vea así, ellos han subido el Pico”. Pero los pobrecitos no aguantaron los 2 kilómetros y pico de lomas que hay que recorrer para llegar al Hoyo de Sanabe, en lo alto de la loma Peñón de la Sabana. Se deslenguaron, se les fue la suela y, de vuelta, se hundieron en un lodazal donde la Yalo cayó y del cual sólo pudo salir con la ayuda de Mayi y Timo. RIP

15/7/09

Manabao, muy cerca del cielo

LA RUTA MÁS USADA PARA SUBIR EL PICO DUARTE COMIENZA AQUÍ, EN EL PUEBLITO DE LA CIÉNAGA

Texto y fotos: ©Yaniris López
Manabao, Jarabacoa.- Es fácil enamorarse de Manabao y caer rendidos ante sus paisajes, sus flores y su gente. El distrito municipal, ubicado al oeste de la provincia La Vega, pertenece al municipio de Jarabacoa, de cuyo centro lo separan alrededor de 23 kilómetros. La carretera que los une corre paralela al río Yaque del Norte y atraviesa los arroyos Dajao y Grande. El idilio, entonces, comienza al dejar la ciudad de la eterna primavera y crece a medida que las aguas del Yaque, las montañas de la cordillera Central y las grandes plantaciones de café y hortalizas pintan un lienzo multicolor en el que prima, sobre todo, el verde y sus matices.

De noche
Muchos viajeros admiten que el primer encuentro con Manabao llegó cuando aceptaron subir el pico Duarte por la ruta más corta y los llevaron al poblado de La Ciénaga, a los pies del Parque Nacional J. Armando Bermúdez, de donde parte la excursión de aproximadamente 22 kilómetros hasta su cima, localizada a 3,087 metros sobre el nivel del mar. Como casi siempre llegan de noche, cuentan que durante el trayecto apenas divisan estelas de espumas blancas que vienen en dirección contraria al vehículo y escuchan el rumor de las aguas chocando contra las piedras. Nada más. La oscuridad, los malos trechos de la carretera en sus últimos kilómetros y la emoción de vivir una de las aventuras más extremas del país apenas dejan tiempo para imaginar el paisaje. Es al día siguiente, cuando la neblina deja paso al sol, que Manabao pasa a ser un punto de referencia ecoturística único que obliga a más de una visita. Y al volver, es a Manabao sin pensar en el pico Duarte.


La siempre verde Ciénaga de Manabao
Los balnearios sobre el río Yaque del Norte y los arroyos Grande y Dajao atraen a los visitantes a Manabao. Con una población que, según la Oficina Nacional de Estadísticas, no alcanza las cinco mil personas, en el distrito municipal queda aún mucho espacio disponible para las actividades extremas y ecológicas. Los centros turísticos de los alrededores ofrecen algunas: rafting, caminatas, cabalgatas y observación de aves.
Las comodidades urbanas van desapareciendo cuanto más se avanza hacia el extremo oeste de la provincia La Vega y se llega a los límites que comparte con la provincia Santiago. En el último pueblito, La Ciénaga, termina la carretera que sale de Jarabacoa y comienzan los montes que sirven de entrada al Parque Nacional J. Armando Bermúdez. ¿Altura? 1,110 metros sobre el nivel del mar.
El Parque, creado en 1956, es el hogar de la jutía, el puerco cimarrón, el vencejo y muchos otros animales que los visitantes casi nunca llegan a conocer. En sus 766 kilómetros cuadrados abundan el pino, la sabina, el cedro, el nogal, el copey, el almendro, los helechos gigantes y las plantas estranguladoras.


Mucho por poco
A su paso por La Ciénaga, el Yaque del Norte ha dejado refrescantes pozos de agua o balnenarios que deleitan a locales y visitantes.
Si desea realizar cabalgatas, los guías que llevan a los turistas al pico Duarte y al valle del Tetero le ofrecerán gusto este servicio.
La Ciénaga y otros pueblitos encantadores de Manabao, como Los Dajaos, Mata de Limón, Angostura, Pedregal y Mata de Café, comparten un espectáculo que suele confundir los ojos del visitante y camuflar el paisaje: las inmensas áreas sembradas de tayota que cortan las montañas y tiñen de verde los valles.
Las tayotas cuelgan del techo de una “casa” improvisada compuesta por palos y alambres, dejando alrededor de un metro y medio entre el techo y el suelo. La parte superior de esa casa es lo que ven los viajeros a lo lejos, y es lo que confunden con hierba, pinos o matorrales.


DÓNDE QUEDARSE
- El nuevo centro para visitantes de La Ciénaga fue inaugurado por las autoridades de Medio Ambiente en julio del 2008 con la cooperación de la Embajada de Alemania, a través de la Agencia de Cooperación Alemana (GTZ). El lugar, amplio y cómodo, cuenta con áreas para camping y parrilladas. El costo de entrada al Parque Nacional es de RD$100. Algunas familias rentan habitaciones para los que prefieren descansar en el pueblo y no en el centro.
- Rancho Cimarrón. Es un proyecto ecoturístico en desarrollo que dirige la familia Genao. Por el momento, en el lugar sólo se ofrece hospedaje. Más en wrgenao@hotmail.com

Frescas opciones
A todo lo largo del Yaque aparecen fríos balnearios para calmar el calor. Muy visitados son el Vista del Yaque, en Las Guázaras, y La Cortina, en la comunidad de Los Calabazos.

13/7/09

Hasta siempre, Linda...

De los festivales, encuentros culturales y otras fiestas que se realizan en los pueblos dominicanos, la presentación del grupo Teatro Cocolo Danzante Los Guloyas de San Pedro de Macorís es uno de los espectáculos más esperados. Las cámaras fotográficas se levantan espontáneamente cuando aparece la colorida comparsa en la que ancianos, jóvenes, mujeres y niños danzan al compás de los tambores, foetes, pitos y cascabeles. Los cuerpos de los espectadores se dejan seducir y bailan solos, mientras las miradas se clavan en las plumas de los singulares sombreros, los movimientos de las manos al soltar las hachas y en el resplandor de los espejos redondos pegados a los trajes. Por todo lo que representan culturalmente para el país y para el mundo, el grupo fue declarado por la UNESCO en el 2005 Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad. Siempre dispuestos a colaborar cuando se les llama, siempre sonrientes, atentos y simpáticos, este domingo el silencio opaca la alegría guloya. No hay motivos para celebrar. Una gran tristeza inunda los bateyes, los campos y centros urbanos de San Pedro de Macorís. Los guloyas visten de luto. Linda, su líder por muchos años y rey del Carnaval en el año 2006, murió la madrugada de ayer a los 78 años. Hacía un tiempo que venía soportando los tormentos de un cáncer de próstata y de hepatitis 3. Emigrante cocolo, nació en Saint Kitts y le dieron el nombre de Daniel Henderson. Pero es Linda para los dominicanos que le acogieron y que agradecen su entrega y legado. Su cuerpo será sepultado hoy en la tarde en el cementerio de San Pedro de Macorís. Hasta siempre, Linda.
Foto: ©Listín Diario

9/7/09

¡NOOOOO! Envenenan framboyanes de la avenida Tiradentes

...Y EN PLENA FLORACIÓN

Esta nota la acabo de recibir y casi se me salen las lágrimas:
"La Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARENA) sometió a la justicia al administrador de Galerías Comerciales Naco, Genaro González García, cédula 060-0014253-6, por envenenar cuatro árboles de flamboyán ubicados en la acera frontal de la plaza, de la avenida Tiradentes. Por instrucciones de González García, las raíces y el tronco de los árboles fueron taladrados con un barbequín (taladro manual utilizado en carpintería) y luego se les vació combustible, presumiblemente gasoil, en los huecos para secarlos rápidamente.
El acusado había solicitado permiso de corte a la Subsecretaría de Recursos Forestales de la SEMARENA, el cual le fue negado, por lo que procedió a secar los árboles, que en la actualidad están en pleno proceso de floración, para sustituirlos por otras especies, las cuales no especificó, según las investigaciones y el expediente instrumentado por el Servicio Nacional de Protección Ambiental (SENPA).
La Procuraduría para la Defensa del Medio Ambiente y los Recursos Naturales, a cargo del Magistrado Andrés Chalas, fue apoderada del expediente". Fotos de Semarena.

8/7/09

Transformación


Al framboyán le concedieron la virtud de pasar, en apenas semanas, de un gris triste a un rojo felicidad. De no tener hojas a ser dueño de brillantes y coloridas flores. De pasar desapercibido a ser el centro de miradas de admiración. A veces, cuando llegan los problemas, las angustias y los sinsabores de esta cosa que llaman vida, una quisiera, así sea por los meses que duran las flores del framboyán, bloquear los grises y los aguaceros, sellar las quejas y los pesares y ponerle alas al fastidio y a la pasividad… y luego abrir las puertas y las ventanas del alma y permitirle sólo el paso a la dicha y a la prosperidad...

P.D.: Es posible que vuelvan los grises, pero es más seguro que cada año retornen los rojos felicidad.

6/7/09

De visita por Hoyo de Sanabe


La guácara más importante del Cibao no está ubicada en un islote en medio del Lago de Hatillo, como se cree, sino en una loma que lo bordea

© Texto y fotos: Yaniris López

El Hoyo de Sanabe está considerado como el gran templo de las expresiones taínas del país y junto con las demás guácaras del distrito municipal Hernando Alonso, las de Sierra Prieta, Comedero Arriba y Caballero, ubicadas al oeste de la provincia Sánchez Ramírez, forma parte del sistema de cuevas más importantes de República Dominicana.
Aunque la ruta más empleada para llegar a Hoyo de Sanabe desde Santo Domingo es la que se hace saliendo de Maimón (provincia Monseñor Nouel) hasta la comunidad de Hatillo, en Cotuí, para desde ahí tomar un bote, cruzar el lago y luego caminar un buen trecho hasta la caverna, la ruta Fantino-Hernando Alonso es ideal para los que deseen vivir una aventura ecoturística completa.
Porque el Hoyo de Sanabe, nos explicó el coordinador de la Sociedad Ecológica de Fantino (SEF), Vinicio Santos, no está ubicada en un islote en medio del lago de Hatillo, como muchos creen y se ha escrito, sino en una loma situada al sureste de Hernando Alonzo, que bordea el extremo oeste del lago y que se le conoce como Peñón de la Sabana.

Desde Hernando Alonso, la aventura incluye un recorrido a pie por los bordes del lago y aproximadamente dos kilómetros de caminata entre tupidos bosques y algunas sabanas de verdes pajones. La vista del lago de Hatillo desde lo alto compensa cualquier contratiempo, y la llegada a la guácara augura largas horas de exploración y contacto con la herencia taína dignas de conservar en la memoria. En general la guácara parece una gran ciudad subterránea, con singulares formas: piedras, laberintos y habitaciones.
Los grandes protagonistas, lo que todos quieren ver, sin embargo, son los murales repletos de pictografías taínas y petroglifos en los que es fácil distinguir caritas, caretas, animales, figuras antropomorfas, brujas y situaciones relacionadas con la vida indígena (juegos, caza, ritos…).

¿Area protegida?
La preocupación por conservar el Hoyo de Sanabe (más fotos) y todas las guácaras ubicadas al oeste de la provincia Sánchez Ramírez (Comedero, Caballero, Sierra Prieta y Hernando Alonso), que en conjunto conforman la mayor representación de arte taíno del país, ha sido tema de debate en los últimos años.
En el 2006, el coordinador del Espeleogrupo de Santo Domingo, Domingo Abreu Collado, denunció el saqueo de piezas indígenas y el uso de lámparas de queroseno en el interior del hoyo de Sanabe.
El pasado fin de semana, una parte del suelo de la guácara reportada a finales de los años 70 por los investigadores Manuel García Arévalo y Dato Pagán Perdomo presentaba signos recientes de que le había sido extraída murcielaguina, estiércol producido por los murciélagos muy buscado como abono.
Vinicio Santos, coordinador de la Sociedad Ecológica de Fantino, asegura que estas prácticas vandalísticas han mermado pero que urge que las autoridades de Medio Ambiente y Turismo los apoyen y conviertan la zona de las guácaras en área protegida, pues sólo de esta forma se logrará mantener control y vigilancia permanente en los alrededores.
El saqueo ha disminuido pero viene gente sin conciencia, sobre todo estudiantes y maestros sin conciencia. En el último campamento llevaron pinturas y dañaron pinturas y petroglifos”, dijo Santos a LISTÍN DIARIO. La SEF, que funciona desde el año 1990, es actualmente de las pocas instituciones –tal vez la única- que vigila el entorno de las cuevas y promueve iniciativas de reforestación y visitas ecológicas a los atractivos de la zona.
El investigador Adolfo López ha sido uno de los investigadores locales que más ha trabajado con la SEF en la conservación de las guácaras de esta provincia. LD/03-07-09

-----
PD: Gracias por la invitación, Timo.
Más fotos

2/7/09

Honestidad campesina

Todavía queda un poco de honestidad en este mundo, por lo menos en los campos dominicanos. Cuando un pollo o gallina se muere en un patio ajeno, los gentiles campesinos lo cuelgan en la rama de un árbol, visible para todo el que pasa, de manera que los dueños del animal se enteren que el pobrecito ha fallecido y lo recojan. Lo devuelven y no se lo comen, en otras palabras...
Una lección de honestidad aprendida el pasado fin de semana en Sierra Prieta, una comunidad rural ubicada al sur de Fantino, provincia Sánchez Ramírez.