21/2/08

La playa de moda

Ni una sola palmera, ni árboles frondosos ni sillones para tomar el sol. Tampoco se ven señales de las exóticas flora y la fauna que promueven los ecologistas como símbolos del Parque Nacional Jaragua. Sólo el sol abrasante de un mediodía que se alarga hasta las 4:00 de la tarde y caminos de arena que calientan los pies e impiden caminar. Sólo cactus, árboles que dejan pasar el sol y matorrales; sólo agua salada y un silencio sepulcral apenas perturbado por el rumor de unas olas minúsculas que se niegan a echar espumas.

Es más, dicen que no es una bahía, sino una gran ensenada. Y de ecoturismo ni hablar: la Secretaría de Estado de Medio Ambiente prohibió acampar en la zona el año pasado. Entonces llegan las preguntas: ¿qué tienen esos siete kilómetros de playa que enamoran al visitante? ¿Cuáles detalles la hacen irresistible? ¿Por qué se ha convertido en el destino de moda local que todos quieren visitar y los grandes empresarios turísticos se disputan? ¿Cuáles son los encantos de Bahía de las Águilas?

19/2/08

Tarde pero seguro

145 años después de la inauguración del primer metro, en la ciudad de Londres (1863), 112 años después de los de Budapest y Glasgow (1896), a 108 del gran metro de París (1900) y a 104 de la inauguración del gusano de Nueva York (1904), Santo Domingo estrenará metro, este mes, "si todo sale bien".
Los catorce kilómetros, ocho más que los que tuvo el primero de Londres, comienzan en El Marañón de Villa Mella y terminan en La Feria. No. Nada.

Infografía: Listín Diario

17/2/08

Mis personajes favoritos

Son los enlodados y la bailadora de aro. Y esta es la primera vez que me tomo fotos con ellos. Los enlodados son de los primeros personajes del carnaval vegano que salen por las calles armados con medio pote plástico o cántaras para que les echen dinero. Se pasan el día entero mojándose con lodo porque cuando se les seca se les desprende de la piel y ya no parecen tan terroríficos. El mayor siempre anda con un palo con la cabeza de una mujer enganchada en la punta que me recuerda una de las historias más aterradoras de Kalimán. Siempre me preguntaba cómo es que logran ver todo lo que pasa a su alrededor si están cubiertos totalmente de lodo.

Cuando lo descubrí me reí, por mensa.
Hacen una especie de máscara con tela de nylon (mediapantys) cubierta con una malla de puntitos (parecida a un mosquitero pero con los cuadritos más amplios) que les permite ver.
A nadie le gusta acercárseles -no hay que decir por qué-, pero yo quería una foto. Les dije que no se les ocurriera abrazarme (ja, ja, ja!) y ¡¡¡arrrrgggggg!!!
En fin. La bailadora de aro es toda una veterana del carnaval vegano. Si no los tiene ronda los cien años, pero baila y se mueve mejor que cualquiera, y no le tiene verguenza a nadie. Es tan famosa que ya encontró patrocinio...

¡Cojoy...!

Este año no tuve tanta suerte. Dos diablos hijos de su madre me dieron tremendos vejigazos esta tarde que estuve a punto de renegar de mi "nacionalidad" vegana. A su favor, creo que poco a poco se están "convirtiendo", porque los golpes les quedaron muy lejos a otros que me ha tocado recibir. También creo que el primero supo ubicar muy bien la parte del trasero en la que propinó el golpe. Ni muy arriba ni muy abajo, justo en la fundillera, y como no la tengo tan chiquita que digamos (je, je). Naaa, creo que Baakanit estará muy contento. El dice que si no te dan un buen vejigazo es como si no hubieras ido al carnaval.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...