5/12/06

Crónica de un viaje subestimado

Yalo lo presentía (que no iba a ser tan fácil). Subir el pico Duarte -al menos para la gente haragana como yo- es uno de los mayores retos físicos que se le puede presentar a un amante del ecoturismo “sin complicaciones”. 
Es lindo hacer turismo interno y conocer el país, disfrutar de los verdes de las montañas, del blanco de las espumas de los ríos caudalosos y del gris de los riachuelos que nacen en la cordillera Central. Pero, caray, en este caso: ¡a qué precio! 
Sólo les diré que me caí dos veces del mulo, del mismo mulo.
En una creí que se iba a ir directo hacia un precipicio, cuando en realidad estaba “doblando” la curvita; y en otra, por esquivar un charco de lodo, el mulo se metió en un hueco entre dos palos y ramas, sin importarle la carga humana que llevaba, y por poco y me corta el pescuezo porque, créanlo o no, justo en medio del hueco había un palo atravesado. Y cual “cliché” de película barata me agarré del palo grueso del borde del charco, le di varias vueltas tipo “chica en un tubo de un bar de mala muerte” y caí a centímetros del lodo.
-----
Seguimos después, que esto está en construcción...
-----
Relacionado (continuación):
Pico Duarte: una odisea que cambia vidas   
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...